Volver a Noticias

Estado de la cuestión: El crimen de la calle Fuencarral

El Crimen de la Calle Fuencarral / Estado de la cuestión

Imagen de los procesados y del juicio oral. Biblioteca nacional. Fuente: El País.

 

Estado de la cuestión. Galdós, periodismo y sociedad

Un crimen misterioso. Una viuda rica asesinada en extrañas circunstancias. Una criada sospechosa, muy relacionada con los bajos fondos y de poca confianza… o no. Un hijo interesado en cobrar su herencia, que además está entre rejas… o no. Algo que huele a chamusquina en el número 109 de la calle Fuencarral.

Hay varios temas interesantes alrededor de este crimen, y muchos hilos de los que tirar para desarrollar nuestras mesas redondas Estado de la cuestión. Ahí van 10 más 1:

  • La manera en que el público, los medios y la ley trataron el tema convirtió a este crimen en el primer circo mediático de la historia del periodismo. Inauguró , de alguna manera, el periodismo sensacionalista.
  • El misteriosos asesinato se convirtió en un hecho sociológico de manual que afectó al lenguaje popular, sirviendo para acuñar la frase decimonónica: «Es más famoso que el crimen de la calle Fuencarral».
  • El hijo de la víctima, que en alguna ocasión había agredido a su madre por motivos económicos, era conocido en los bajos fondos como Pollito Varela. Cuando ocurrió el crimen estaba preso. Una estupenda coartada que saltó por los aires también.
  • El juicio paralelo que se dio fuera de los tribunales impulsó la caída del presidente del Tribunal Supremo.
  • Surgieron otras figuras «enredadas» en el suceso de una forma u otra, tal como dejaron en evidencia los periódicos que llevaban a cabo sus propias investigaciones, sacando a la palestra la participación de José Millán Astray, director de la cárcel donde el hijo de la víctima cumplía condena.
  • El suceso tuvo visos de convertirse en un fenómeno sociológico sin precedentes, poniendo sobre la mesa la fractura social del Madrid del momento. Cada estrato social podía identificarse con una parte de los implicados.
  • Benito Pérez Galdós relató el devenir de la investigación para varios periódicos de la época.
  • Puso en evidencia el auge de la fisionomía en el siglo XIX, según la cual, los rasgos faciales determinaban el carácter y este las acciones de los individuos.
  • Los implicados gozaron de enorme celebridad en el época. Incluso el bulldog de la víctima, que apareció supuestamente narcotizado, y cuyo nombre era Chato, generó que ese verano muchos perros fueran bautizados con el nombre del célebre can.
  • Higinia Balaguer, que cambió su declaración numerosas veces, acabó admitiendo su culpabilidad ( cuyas zonas oscuras aún están por aclarar) y fue ajusticiada públicamente, convirtiéndose la suya en la última ejecución pública, en julio de 1890, dos años después del crimen.

Nuestra propuesta de espectáculo tiene en cuenta estos aspectos, se nutre especialmente de las crónicas galdosianas del asunto y plantea dos áreas de investigación distintas que se plasmarán en dos mesas Estado de la cuestión.

1- Estado de la cuestión: Galdós y periodismo. Nuestro insigne autor tuvo tiempo entre su prolífica carrera como novelista y dramaturgo de ocuparse de la prensa. Desde joven publicó algunos relatos en prensa, lo cual era habitual en el siglo XIX. pero más allá de esa tarea literaria, también abordó numerosas cuestiones sociales, culturales y artísticas en la prensa. En este encuentro de expertas y expertos, hablaremos de su tarea como pedagogo y crítico en la prensa.

2- Estado de la cuestión: El Madrid de Galdós. La sociedad de la época, la política y los medios generaron que este suceso se desbordase más allá del ámbito de la justicia. Será interesante, pues, tratar de entender cómo era el momento histórico que atravesaba Madrid en este periodo de entre siglos.

La cita será en septiembre, en paralelo a la actividad Ensayo y error.

Co-producen

Laboratorio Galdós
Laboratorio Galdós
Laboratorio Galdós

Patrocinan

Laboratorio Galdós
Laboratorio Galdós
Laboratorio Galdós
Laboratorio Galdós
Laboratorio Galdós
Laboratorio Galdós
Laboratorio Galdós

Conecta con nosotros